LIBRES EN CRISTO

DE LA MUERTE A LA VIDA

El hombre sin Dios esta muerto, Dios en su infinito amor, envio la solucion para destruir esta separacion entre El y el hombre.

GENESIS 2:7

Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente.

Adan estaba vivo en dos maneras… el estaba vivo fisicamente y espiritualmente, su espiritu estava unido a su cuerpo, y estaba unido con Dios.

GENESIS 2:16.17
Y mandó Jehova Dios al hombre diciendo; De todo árbol del huerto podrás comer;
Mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.

Cuando Adan desobedeció a Dios, no murió en ese instante fisicamente, pero el proceso de morir fisicamente empezó.
Adan murió espiritualmente, su alma, su espiritu, se separó de esa unidad que tenia con Dios.

Desde ese tiempo, todos los nacidos en este mundo, estan vivos en la carne fisicamente, pero en el espiritu estan separados de Dios.

Antes de venir a Jesucristo, no teniamos la presencia de Dios en nuestras vidas, ni el conocimiento de Sus caminos. Viviamos una vida sin Dios.

EFESIOS 2:1
Y El os dió vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados.

Estabamos muertos espiritualmente, separados de Dios

Pero Dios tenia su plan de rescate

JUAN 10:10
El ladron no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia

La vida Eterna comenzó en el momento en que le entregamos la vida a Jesucristo.
Jesus borró esa separación entre Dios y el hombre

1 JUAN 5:11,12
Y este es el testimonio; que Dios, nos ha dado vida eterna; y esta vida está en su Hijo.
El que tiene al Hijo tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida.

Todo Cristiano esta vivo en Cristo en este momento, sus almas, estan unidas con Dios.

Estamos vivos en Cristo.

Recive a Jesucristo como tu salvador, recive la vida Eterna. 

Padre Recivo a Jesucristo en mi corazón,
perdona todos mis pecados,
acepto tu gran regalo en Cristo, de salvacion y vida eterna.
Ven y entra a mi vida, toma poseción, y sacame de las tiniebles a tu luz admirable.

Gracias Padre, ahora soy tu hijo, y tu eres mi Padre. 
Mi vida comienza hoy en Cristo. 

Amen.