Los Animales de Dios

Animals

 

 

 

 

 

 

Dios es el creador de los animales
Genesis 1:24
Entonces dijo Dios: “Produzca la tierra seres vivientes según su especia: ganado, reptiles y animales de la tierra, según su especie.” Y Fue así.

Dios nos encargó el cuidado de los animales
Genesis 1:26
Entonces dijo Dios: “Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza, y tenga dominio sobre los peces del mar, las aves del cielo, el ganado, y en toda la tierra, y sobre todo animal que se desplaza sobre la tierra.”

Dios espera que nosotros cuidemos a los animales
Es tu responsabilidad, alimentarlos bien.
Deuteronomio 25:4
“No pondrás bozal al buey cuando trilla.”

Estar atentamente al tanto de tu animales.
Proverbios 23:23
Considera atentamente el estado de tu ganado; presta atención a tus rebaños.

Preocupate de su bienestar antes que el tuyo, ellos dependen totalmente de ti.
Proverbios 24:27
Ordena tus labores afuera; ocúpate en ellas en el campo. Y después edifícate una casa.

Solo un hombre malo de corazón y entendimiento maltrata a un animal indefenso.
Proberbios 12:10
El justo atiende á la vida de su bestia: Mas las entrañas de los impios son crueles.

Jacob se preocupó por los animales bajo su cuidado.
Jacob le dijo: – Mi señor, sabe que los niños son tiernos y que tengo a mi cuidado ovejas y vacas que están criando. Si se los fatiga, en un día morirá todo el rebaño.

Dios pone enseñanzas para nosotros en los animales.
Job 12:32
En efecto, pregunta, por favor, a los cuadrúpedos, y te enseñarán; a las aves del cielo, y te informarán.

Solo en entendido está dispuesto a aprender.
Proverbios 24:32
Yo observé esto y lo medité en mi corazón, lo vi y saqué esta enseñanza:

Dios mira a cada animalito que el creo y atiende a cada uno hasta el final.
Mateo 10:29
¿Acaso se venden dos pajaritos por un cuarto? Con todo, ni uno de ellos cae a tierra sin el consentimiento de vuestro Padre.

Dios puso al hombre para que guardase y cultivase, no para que maltrate y destruya.
Genesis 2:15
Tomó, pues, Jehova Dios al hombre y lo puso en el jardín de Edén, para que lo cultivase y lo guardase.

Nada te pertenece, solo estan bajo tu cuidado, todos los animales son de Dios.
Salmo 50:10-11
Porque míos son todos los animales del bosque, los millares del ganado en mis montes.
Conozco todas las aves de las alturas, y las criaturas del campo son mías.

Dios pone el ejemplo de como cuidar el rebaño, con amor, paciencia y mucho cuidado.
Isaias 10:11
Como un pastor, apacentará su rebaño; con su brazo lo reunirá. A los corderitos llevará en su seno, y conducirá con cuidado a las que todavía están criando.

Un buen hombre usa la lógica en el cuidado de sus animales.
Deuteronomio 22:10
“No ararás con buey y con asno juntamente.”

Todo animalito conoce la voz de su amo. Los animales sienten y conocen.
John 10:3
A él le abre el portero, y las ovejas oyen su voz. A sus ovejas las llama por nombre y las conduce afuera.

El Asna y Balaam el Profeta.
Balaan tenia que salir y preparo su asna. (un animal a su servicio y cuidado)
Numero 22:21
Entonces balaam se levantó muy de mañana, aparejó su asna y se fue con los principales de Moab.

Dios se enojó con Balaam porque iba a maldecir a su pueblo.
Numero 22:22
Pero el furor de Dios se encendió cuando él iba, y el ángel de Jehová se presentó en el camino como un adversario
suyo. Balaam iba montado sobre su asna, acompañado de dos de sus criados.

Ni Balaam, que era el profeta, ni los criados vieron al ángel, solo el asna. La cual se apartó del camino para evitar que
el ángel acabara con Balaam. El cual ciego la golpeo. Y el asna vio al ángel de Jehová, quien estaba de pie en el camino con su espada desenvainada en la mano. El asna se apartó del camino y se fue por un campo. Y Balaam azotó al asna para hacerla volver al camino.

El ángel de Jehová siguio a el asna, pero el asna, tratando de salvar a Balaam trataba de quitarse de su camino.
Numero 22:24-26
Entonces el ángel de Jehova se puso de pie en el sendero entre las viñas, el cual tenía una cerca a un lado y otra cerca al otro lado.
El asna vio al ángel de Jehova y se pegó contra la cerca, presionando la pierna de Balaam contra la cerca. Y éste volvió a azotarla.
El ángel de Jehova pasó más adelante, y se puso de pie en un lugar angosto, donde no había espacio para aprtarse a la derecha ni a la izquierda.
El asna, al ver al ángel de Jehova se recostó debajo de Balaam. Y éste se enojó y azotó al asna con un palo.

A Dios no le gustan las injusticias aun con sus animalitos y en este caso, permitió que la asna hablara a Balaam:
Numeros 22:28
Entonces Jehova abrió la boca del asna, y ésta dijo a Balaam: – ¿Que te he hecho para que me hayas azotado estas tres veces?

Balaam estaba tan enojado que ni se percató de que su propia asna le estaba hablando.
Numeros 22:29
Balaam respondió al asna: – ¡Porque te burlas de mi! ¡Ojalá tuviera una espada en mi mano! ¡Ahora mismo te mataría!

Hasta que el asna mima no le aclaró las cosas fue que se le abrieron los ojos.
Numeros 22:30
El asna dijo a Balaam:- ¿Acaso no soy yo tu asna? Sobre mí has montado desde que me tienes hasta el día de hoy. ¿Acaso acostumbro hacer esto contigo? Y él respondió: – No.

Entonces abrio Jehova los ojos a balaam.
Numeros 22:31-33
Entonces Jehovah abrió los ojos a Balaam, y él vio al ángel de Jehovah de pie en el camino, con su espada desenvainada en su mano. Balaam se inclinó y se postró sobre su rostro,
y el ángel de Jehovah le dijo: —¿Por qué has azotado a tu asna estas tres veces? He aquí, yo he salido como adversario, porque tu camino es perverso delante de mí.
El asna me ha visto y se ha apartado de mi presencia estas tres veces. Si no se hubiera apartado de mí, yo te habría matado a ti, y a ella habría dejado viva.

La ira entorpece el entendimiento convietiendonos en seres malvados é injustos.
Numeros 22:34
Entonces Balaam dijo al ángel de Jehovah: —He pecado. Es que yo no sabía que te habías puesto en el camino, contra mí. Pero ahora, si esto te parece mal, yo me volveré.

Dios prueba nuestra bondad y obedicencia
Salmo 11:5
Jehova prueba al justo, pero su alma aborrece al impío y al que ama violencia.

Nada es nuestro, solo somos mayordomos de la creacion de Dios.
Salmo 147:9 Da al ganado su alimento; y a las crías de los cuervos, cuando gritan.

Todo es de Dios.
Salmo 89:11
Tuyos son los cielos, tuya es también la tierra; el mundo y su plenitud, tú los fundaste.

Tambien los que destruyen la tierra y eso con todo y sus animalitos darán cuenta a Dios.
Apocalipsis 11:18
Las naciones se enfurecieron, pero ha venido tu ira y el tiempo de juzgar a los muertos de dar su galardón a tus siervos y a los profetas y a los santos y a los que temen tu nombre, tanto a los pequeños como a los grandes y de destruir a los que destruyen la tierra.

(Si no pudes dar vida, no tienes derecho a quitarla)

Margarita Gutierrez.